08/11/2009 |
Notas Técnicas
Lavar el auto para cuidar la pintura
Resinas, excremento de pájaros y otros agentes químicos dañan la superficie del vehículo

Parte del mantenimiento del auto incluye el lavado de la carrocería, el motor y el chasis, ya que el rodado al ser expuesto a la intemperie acumula polvo, barro, aire salitre, excrementos de pájaros y otros agentes químicos del ambiente que, al estar en contacto demasiado tiempo con la pintura, pueden dañarla o generar procesos de corrosión.

Entre los sistemas de lavado más comunes en el mercado están el artesanal, el automático con rodillos y a presión. El más requerido por los usuarios es el lavado artesanal, en el que el vehículo es llevado en un circuito con estaciones donde los operarios tienen una función específica, que incluye la limpieza exterior de manera manual en una primera sección (carrocería, neumáticos, cristales, etcétera), para luego seguir con la interior, que abarca aspirado general, limpieza de cubre alfombras, tablero y secado, y el proceso tarda entre 20 y 30 minutos.

En cuanto al lavado automático con rodillos, según representantes de las empresas que ofrecen este servicio, la maquinaria que se utiliza es moderna, sella la porosidad de la superficie, elimina la suciedad y no raya la pintura del rodado. Para su uso, se ubica el auto sobre un riel y pegan con cinta los limpiaparabrisas y espejos retrovisores para evitar algún daño durante el proceso. El conductor puede quedarse en el interior del auto y colocarlo en punto muerto para permitir que la banda de rodamiento lo arrastre. Al entrar en el túnel el auto es cubierto por un líquido especial de limpieza, después los rodillos con materiales suaves recorren la carrocería del vehículo para remover la suciedad, posteriormente los chorros de agua a presión lavan la carrocería, y al terminar el auto pasa por la zona de secado, donde por medio de salidas de aire caliente y constante se elimina el agua restante. Después el auto se lleva a la zona donde se realiza la limpieza interior; este proceso tarda entre 15 y 20 minutos.

Mientras tanto, el sistema a presión se ofrece generalmente en los estacionamientos de los centros comerciales, donde un operario utiliza una máquina que con poca cantidad de agua y aire realiza el lavado del auto; además, tiene productos para la limpieza del interior del rodado y tarda hasta 25 minutos.

Se sugiere hacer el lavado del motor cada dos años, o en caso de haber realizado un viaje a zonas costeras o de montaña, y sólo en lavaderos especializados, donde preservan de la humedad las piezas y los elementos electrónicos dependientes del motor. Se puede realizar mediante una máquina de vapor (tarda 30 minutos) o de manera artesanal (una hora). Y para el lavado del chasis, el auto se eleva mediante un sistema hidráulico, el operario accede al vehículo, realiza una limpieza a fondo y aplica agentes que repelen la humedad y el salitre; tarda 45 minutos.

Los usuarios pueden complementar y prolongar la limpieza del auto mediante productos extra que tienen un costo adicional. Además, en cada local se debe exigir un recibo con membrete que incluya patente, fecha, hora del trabajo, servicio y valor acordado.

Patricia Osuna Gutiérrez

Consejos útiles

  • Con el auto recién lavado, la sugerencia es secar bien o proteger con papel el cubre alfombra para absorber la cera o el agua restante.
  • Limpie, lo antes posible, el excremento de pájaro o la resina de árboles en la pintura para evitar manchas. Utilice para remover este tipo de suciedad bicarbonato de sodio diluido en agua.

 

 

Fuente: Lanacion.com


Volver